Trata de seres humanos. Relación concursal.

Esta cuestión fue llevada a Pleno no jurisdiccional, para la unificación de criterios, el 31 de Mayo de 2016, donde se llego al siguiente Acuerdo:

” El delito de trata de seres humanos definido en el Artículo 177 bis del Código Penal, reformado por la L. O 1/2015, de 30 de Marzo, obliga a sancionar tantos delitos como víctimas, con arreglo a las normas que regulan el concurso real”.

La Directiva 2011/36/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 5 de Abril de 2011,parece reverenciarlo a un sujeto pasivo individual, bajo la mención de ” víctima” o ” una víctima”, así como la L.O 1/2015, de 30 de Marzo, que reforma el precepto, cuya norma (Artículo 177. bis), se refiere igualmente al término “víctima”, en singular, salvo en un caso relativo a los subtipos agravados, en donde la ley penal se refiere a las personas”.

El Pleno de la Sala consideró que dado el bien juridico que se protege en este tipo de comportamientos delictivos, cuyo tipo objetivo es, diverso pues las conductas típicas son, de muy variada acuñacion, la cuestión debía resolverse hacia la consideración de un sujeto pasivo individual y no difuso o plural.

Tal buen jurídico protegido lo es, la dignidad, que está caracterizada por ser de una cualidad que protege a la persona individualmente, no siendo un concepto global y ello entraña lo personalísimo de tal buen jurídico protegido.

Además cuando el precepto excluye todo tipo de consentimiento de la víctima en estos comportamientos delictivos, que proyectan su protección por encima de cualquier otra consideración, es evidente que la Ley penal, contempla a la víctima como un sujeto pasivo individual.

La dignidad es un derecho fundamental de la persona y su reconocimiento se establece, a través de la cláusula que se aloja en el Artículo 10 de nuestra Carta Magna, como concepto básico del ser humano y como tal se ha venido interpretando hasta ahora.

Así, si los hechos que afectasen a varias víctimas, pudieran ser operados en concurso ideal pluriofensivo del apartado 1, inciso primero del Artículo 77 del Código Penal ( un solo hecho constituye dos o más delitos), tendríamos la dificultad que se deriva del Acuerdo Plenario de 20 de Enero de 2015, en cuyo los ataques frente a varias personas, ocasionados mediante solo directo o eventual, se resuelven más propiamente, en concurso real.

Todo ello, aparte de que si hubiera dos o más víctimas, el delito de trata plural concurría en su caso con uno de los varios concurrentes de prostitución coactiva,debiendo penarse aparte, los demás delitos de prostitución coactiva que se relacionasen con las demás víctimas y a las que no hubiera sido posible incorporar, al citado concurso, llegando a conclusiones igualmente poco satisfactorias desde un estricto plano de proporcionalidad delictiva.

Y si la conducta de resolviera mediante la aplicación del Artículo 74 ( Delito continuado), con varias víctimas consecutivas, se tropezaría con la dificultad añadida, del apartado 3 del citado precepto, ya que quedan exceptuadas las ofensas a bienes eminentemente personales, salvo las constitutivas de infracciones contra el honor y la libertad e indemnidad sexuales, que afecten al mismo sujeto pasivo, y aquí es evidente, que los sujetos pasivos son, varios y que no se protege tampoco la libertad e indemnidad sexual, de las víctimas en el delito de trata.

La consideración exclusivamente personal de la dignidad, como buen jurídico protegido por la norma no toleraría, sancionar como un solo delito conductas tan reprochables, como por ejemplo, un transporte de un alto número de menores, con la finalidad de ser dedicadas a la trata de seres humanos.

El delito de trata de seres humanos tiene un sujeto pasivo individual y no plural y así lo ha declarado la Sala II del Tribunal Supremo, en Sentencia del Tribunal Supremo 178/2016, de 3 de Marzo, que declara lo siguiente:” El Articulo 177 bis del Código Penal, castiga la trata de seres humanos, sea en España o desde España, empleando violencia, intimidación o engaño…cuyas conductas típicas son la captación, el traslado, el transporte, el acogimiento, la recepción o el alojamiento, con distintas finalidades, por ejemplo, la explotación sexual siendo irrelevante el consentimiento de la víctima.

Dado el bien jurídico protegido, libertad e indemnidad sexual, de las víctimas, de naturaleza personal, se cometieron tantos delitos de trata de seres humanos, como víctimas reseñadas en el factum”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s