Acerca de

Begona Martinez Sanchon.

Bufete Jurídico Sanchon

bufetejuridico@begonamsanchon.blog.

No hay casualidades sino destinos. No se encuentra sino lo que se busca, y se busca lo que en cierto modo está escondido en lo más profundo y oscuro de nuestro corazón.

Porque si no, ¿cómo el encuentro con una misma persona no produce en dos seres los mismos resultados? (…) Así, marchamos un poco como sonámbulos, pero con la misma seguridad de los sonámbulos, hacia los seres que de algún modo son desde el comienzo nuestros destinatarios.

Ernesto Sabato, “Sobre héroes y tumbas” frag.

http://linkedin.com/in/begona-martinez-sanchon-689ab83b

Me llamo, Begona Martinez Sanchon y soy, abogada.

El éxito, siempre va unido, al esfuerzo, al silencio, al estudio, nunca a las luces y, el resultado es, el equilibrio.

Debemos destacar, los valores humanos de los demás y fomentarlos y en ningún caso, soportar, abusos de conducta, de nadie.

Es verdad, que encontré, más muros que puentes, – pero curiosamente solo recuerdo los puentes- más falsedad, fraude e interés que espontaneidad y nobleza y aunque alguien puede llegar, a acostumbrarse, no es, una sana manera de vivir.

Me encantan, las personas nobles en las que puedes, confiar, que son, en definitiva, las que siempre, suman.

No creo en los colectivos de personas, si, en el idealismo de personas en particular, auténticas, que siguen trabajando en equipo, por y para los demás, dejando atrás su ego y aprendiendo a mirar con otros ojos, teniendo en cuenta, siempre, al otro.

He crecido con los demás, admirando y aprendiendo de otras personas , de su humanidad, de su sabiduría, de su buen hacer.

Nuestra profesión, de las más hermosas donde las haya, con un hondo sentido humano, unida a la labor solidaria inherente….la lucha en defensa de los derechos humanos…que camina al lado de la coherencia y de la ética.

Recordando a mi admirado Pedro Casaldaliga, que vive muy lejos, en el Mato Grosso, junto a los indios Yanomami “la Tierra es la casa común de todas las personas y pueblos que, en la más radical instancia, somos la raza humana”.

Recuerda que cuando llegó a su pequeña Prelatura de São Félix “faltaba todo: educación, sanidad y justicia”, y que sobre todo le faltaba al pueblo pobre “la conciencia de los propios derechos y el coraje de protestar”.

A quienes le acusan de interesarse excesivamente por el bienestar material de los campesinos, les responde que “la vida de un obispo no tiene por qué valer más que la de un campesino”.

El encuentro optimista, los puentes, la nobleza, la motivación y alegría en la labor diaria, la sonrisa de los niños, el placer de aprender de los demás, de las diferentes culturas, el viaje hacia uno mismo, la justicia, la defensa de los derechos humanos y los recuerdos…. de toda una vida…. la gratitud.

Todo ello constituye mi viaje, donde lo que importan son las personas, donde los éxitos obtenidos en la labor diaria, siempre, se basaron en la ética, y fueron resultado de una carrera de fondo, donde cada día aprendes y amas más si cabe, nuestra profesión.

Es la humildad del esfuerzo continuado en la lucha por los derechos humanos, en la defensa de causas diarias particulares, en la defensa de los justiciables, a través del Turno de Oficio, en materias apasionantes como son, el Derecho Penal y el Derecho Civil, en la difusión con toda la ilusión, en Radio Maria, en la labor solidaria de tantos años, en la Asociación de Mujeres Juristas ” Themis”, como amiga del alma en la Fundación San Ricardo Pampuri, con todo el corazón en el Centro de Responsabilidad Social de la Abogacía.

Asociacion Espanola de Abogados de Familia (1555).

Asociación de Mujeres Juristas ” Themis”.

Asociación Pro Jurado de San Sebastian.

Asociación Hispano- Alemana de Juristas.

Casa de San Antonio. Fundacion San Ricardo Pampuri.

Radio Maria.

Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. Responsabilidad Social de la Abogacía.

“Primero sé libre; después pide la libertad”.

Fernando Pessoa.

“Être Parisien, ce n’est pas être né à Paris, c’est y renaître” Sacha Guitry

Cuando Napoleón Bonaparte contemplaba, desde su exilio de Santa Elena, su fabuloso destino, podía decir: “Mi verdadera gloria no consiste en haber ganado cuarenta batallas: Waterloo borrará el recuerdo de tantas victorias; lo que no será borrado por nada, lo que vivirá eternamente, es mi Código civil”.

Como lo escribe Chamfort, “Hay dos cosas a las que hay que habituarse, bajo pena de encontrar la vida insoportable: son las injurias del tiempo y las injusticias de los hombres”.